Jardines Verticales (Muros Verdes)

Los Jardines Verticales surgen como un nuevo concepto en la Arquitectura Moderna.


Consiste en tapizar muros con plantas que crecen sin ningún tipo de suelo, como hacen las epifitas, musgos, líquenes, orquídeas, helechos y bromelias, también llamadas plantas aéreas que usan de soporte a otras especies en lugar de enraizar al suelo.

Estos espacios son ligeros de peso y pueden instalarse en el interior y exterior de edificios y en diferentes climas, creando así superficies vegetales que reducen hasta 8 grados la temperatura exterior y hasta 10 decibelios la contaminación acústica.

El proceso consiste en una correcta impermeabilización imitando a la naturaleza, diseñando muros vegetales con plantas muy ligeras, regadas automáticamente con agua y nutrientes como vía para que la planta no busque su alimento profundizando con las raíces.

Usando una base metálica, una capa de PVC y otra de fieltros especiales como soporte se consigue que 30 plantas por metro cuadrado crezcan sin sobrepasar los 30 kg. de peso.

Mantenimiento


Los muros verticales apenas requieren mantenimiento porque funcionan con el principio hidropónico, el gasto de agua es mínimo, y los riegos son mediante un circuito cerrado, el único mantenimiento necesario es una revisión periódica de las instalaciones, así como eventuales podas y aplicación de nutrientes.